15 de noviembre de 2015

Una cuestión personal


«El continente parecía el cráneo distorsionado de un hombre gigantesco que, con ojos melancólicos y entrecerrados, mirase hacia Australia, el país del koala, el ornitorrinco y el canguro. El África en miniatura que, en una esquina del mapa, mostraba la densidad de población, parecía una cabeza muerta en proceso de descomposición; la otra, que mostraba las vías de comunicación, parecía una cabeza despellejada con las venas y arterías al descubierto. Ambas Áfricas diminutas sugerían la idea de una muerte brutal, violenta.»

Kenzaburo Oé
Una cuestión personal

No hay comentarios: